Apoyo a las PYME

La red pluri-sectorial de PYME, una estructura de apoyo a las PYME y a su contribución al desarrollo local

En el trabajo de ADTERRA, el apoyo directo y más firme a las PYME procede de su integración en redes sectoriales de cooperación inter-empresarial, orientada esta cooperación para que se generen de ella proyectos dirigidos a hacer progresar las PYME y su respectivo sector económico / profesional. Pero también ADTERRA promueve redes pluri-sectoriales de PYME, donde el apoyo a las PYME no apunta tanto a impulsar su progreso empresarial, como a incentivar su contribución al desarrollo local.

Más en particular ADTERRA, al iniciar su trabajo en los municipios “renovadores” con preferencia, adopta la red pluri-sectorial de PYME como estructura idónea de movilización y participación local, en la que se integran junto con las PYME otros actores locales –asociaciones, profesionales y técnicos, personas recurso- interesados en contribuir al desarrollo de su territorio, y donde la apuesta por la innovación se erige con facilidad en elemento básico o determinante.

En el trabajo de las redes pluri-sectoriales, las PYME son las primeras destinatarias de sus efectos y beneficios

Para ADTERRA, en todo caso, crear una red pluri-sectorial de PYME representa un medio eficaz de movilizar a las PYME de un territorio acotado (municipio o ámbito mayor, si se precisa), con el horizonte más inmediato de promover iniciativas / actividades en su provecho.

A este respecto, el trabajo de animación de la red se aplica muy en primer término a generar nexos de aproximación y dinámicas de cooperación entre las PYME, en torno a la consecución de objetivos comunes relacionados con el desarrollo local, y que se traducen en iniciativas / actividades diversas –organización de eventos, dotación de servicios, etc.- de las que se derivan ventajas competitivas o beneficios de diverso orden para las PYME.

Otros objetivos de ADTERRA en la animación y apoyo a las redes pluri-sectoriales de PYME

También para ADTERRA la red pluri-sectorial de PYME representa un cauce idóneo de trabajo donde proponerse otros objetivos, relacionados con el acceso al empleo de los jóvenes y las mujeres, con la atención a segmentos de población desfavorecidos, o con la implantación o génesis de uno o más modelos operativos incluidos en su Proyecto de acción institucional.

Apoyo al asociacionismo

El nuevo concepto de “gobernanza” potencia hoy el valor de las asociaciones

La resolución con que se impulsa hoy en Europa el nuevo concepto de “gobernanza”, como alternativa al modo mas autoritario de concebirse hasta ahora el “gobierno”, o para hacer avanzar las relaciones entre los poderes públicos y la sociedad civil, de forma que aquéllos reconozcan a ésta una mayor participación en el trazado y ejecución de las estrategias comunes que se precisan, potencia el valor de las asociaciones, como cauce regular que son de la sociedad civil para organizarse, a fin de atender mejor sus requerimientos y rentabilizar más sus potencialidades.

En este contexto, el desarrollo de los territorios demanda hoy un tejido asociativo denso y vivo, integrado por asociaciones sólidas, o validas para satisfacer aspiraciones hondas e intereses de una cierta entidad, y no sólo carencias menores, de la población. Pero la realidad actual de muchos territorios rurales es muy distinta: las asociaciones son escasas y sus actuaciones, y antes sus objetivos, son pobres o se ciñen a metas de corto alcance o beneficios modestos, de entretenimiento y distracción con carácter dominante.

Las asociaciones hacen de palanca en los territorios para que emerjan actores locales y se promuevan nuevas iniciativas

Para ADTERRA, la realidad evocada inspira su apoyo a las asociaciones, a las que reconoce, junto a otros elementos de valor, su condición de palanca eficaz en los territorios para hacer que emerjan en ellos actores locales y se promuevan nuevas iniciativas.

En este sentido, el principal apoyo de ADTERRA a las asociaciones comprende una oferta formativa solvente o de probada eficacia, articulada en un programa de formación básico -“Asociacionismo y desarrollo local”-, dirigido a promotores y técnicos asociativos, reforzado con un elenco de cursos breves de especialización, con formato de módulos, cuyo fin es cualificar a los técnicos, más en particular, en ámbitos diferenciados del asociacionismo, y en la aplicación de estrategias / metodologías de reconocido interés en la animación y conducción de las asociaciones y sus actividades.

 

Apoyo a las mujeres

Impulsar la contribución de las mujeres al desarrollo de sus territorios

El apoyo de ADTERRA a las mujeres se dirige con preferencia a impulsar, a partir de su asentamiento profesional, su contribución al desarrollo de su territorio, en la actualidad pobre o muy recortada, como muestran 3 realidades significativas, constatables hoy en muchas zonas rurales y en las que se penaliza, a la vez, a las mujeres y a los territorios en los que residen:

  • Ante la exigüidad de la oferta de empleo, muchas mujeres no encuentran trabajo y otras, para eludir el éxodo, se aplican a cometidos de menor valor o impropios, en los que se sub-emplean.
  • No pocas mujeres, además, encuentran limitaciones o barreras adicionales para acceder al empleo, porque el empleo ofertado no les permite conciliar su vida familiar y profesional, y necesitan disponer de un trabajo flexible, que sólo garantiza hoy el auto-empleo.
  • El progreso de muchas zonas rurales se resiente ante la menor contribución de las mujeres, a las que de otra parte se reconocen valores / aptitudes irreemplazables: determinación e inventiva; apertura a la pluri-actividad y a la multi-sectorialidad; afinidad por el trabajo en equipo y la vida asociativa; sagacidad para descubrir y valorizar los recursos locales.

El programa “Mujeres con proyecto”: su estrategia y otros elementos

En el contexto descrito, la propuesta de ADTERRA –programa “Mujeres con proyecto”- supone ayudar a las mujeres a construir su proyecto de vida, a partir de un proyecto profesional sólido o bien concebido, en régimen de auto-empleo y que les permita escapar a la penalización laboral de las mujeres, común en las zonas rurales, antes señalada.

En su formulación básica, el programa “Mujeres con proyecto” adopta una estrategia adecuada, que aúna dos ejes de intervención eficaces –contar “más” y “mejor” con las mujeres-, con la misión de estructurar y articular las actuaciones del programa, al servicio de unos fines previstos, en los que se tiene en cuenta su público destinatario o las mujeres a las que se dirige, así como sus modalidades de instalación profesional previsibles.

Para su instrumentación operativa, el programa “Mujeres con proyecto” adopta la lógica safari y su metodología asociada, y sus participantes realizan en él un proyecto de empleo o empresa, que validan mediante suintegración en un territorio o espacio local acotado, con funciones de incubadora y aptitud para dotar a su actividad del impacto social requerido.

Apoyo a los jóvenes

Asociar el futuro de los jóvenes al futuro de sus territorios

El apoyo de ADTERRA a los jóvenes se dirige a favorecer su arraigo en su territorio y su contribución a mejorar el futuro de éste, por la vía de ayudarles a prepararse un asentamiento profesional sólido o que sirva a ambos objetivos. Se trata de un enfoque común hoy en territorios rurales de todas las latitudes, y más en los que el éxodo de los jóvenes se afianza o incide en grado extremo, y llega a desposeerlos de su principal activo humano de cara al futuro.

Para la Galicia rural, donde el futuro de muchos de sus territorios se ve eclipsado por el éxodo de los jóvenes, y donde en el origen de éste prevalece la percepción que los jóvenes tienen de su falta de futuro, la propuesta de ADTERRA para los jóvenes –el programa “Futuro jóvenes”- asocia el futuro de éstos al futuro de sus territorios, para ganar juntos ambos futuros.

El programa “Futuro jóvenes”: su estrategia y otros elementos

En sintonía con sus objetivos, el programa “Futuro jóvenes” adopta una estrategia adecuada -“sitio” y “valor” a los jóvenes-, que combina en su aplicación 2 ejes de intervención que se completan y refuerzan en sus efectos previstos, como evidencia su significado, a saber:

  • Hacer “sitio” a los jóvenes significa ayudarles a instalarse profesionalmente en su territorio y a disponer en él de un trabajo de la mayor consistencia o entidad y atractivo, o que les satisfaga, y que impulse además el futuro de la economía y la vida local (empleo de futuro).
  • Dar “valor” a los jóvenes significa proveerlos de las competencias de índole profesional y de capacitación profesional humana y social que precisan, para ejercer su trabajo elegido en las mejores condiciones de eficiencia, motivación o dinamismo, empuje, etc.

En el programa “Futuro jóvenes”, la lógica de trabajo y su metodología asociada son las propias del sistema safari. También el programa adopta de este sistema la práctica del auto-empleo, junto con el itinerario que recorren los jóvenes hasta la meta de su instalación profesional o acceso al empleo, incluidas las actividades que comporta dicho recorrido, así como los útiles o medios de apoyo a disposición de los participantes para alcanzar dicha meta.

Adaptación y flexibilidad en las convocatorias del programa

Para mayor efectividad o impacto, en materia de objetivos y sus resultados, el programa “Futuro jóvenes” se estructura flexible en su ejecución y se adapta en sus formulaciones o/y propuestas de convocatoria a los intereses y demás condiciones de sus participantes.

Copyright (c) Adterra 2012. All rights reserved.
Designed by olwebdesign.com