Solidaridad y acción social

ADTERRA promueve la solidaridad en favor de las personas desfavorecidas

En el desarrollo de los territorios se tiene hoy muy en cuenta que existen públicos necesitados de ayuda, de atención especial o cuidado. Se trata de públicos desfavorecidos: segmentos de población y personas con dificultades adicionales para acceder al empleo, o cuya inserción laboral pasa por remontar antes la barrera de su falta de integración social, derivada con frecuencia de situaciones lesivas de postergación o marginación, indefensión o pobreza.

Hay ya una dilatada experiencia en este terreno, que asocia en un mismo proceso de intervención –calificado de “inserción por lo económico”-, la integración social y la inserción laboral de los beneficiarios, con la ayuda de un dispositivo que permite dispensarles las atenciones de integración social demandadas, al tiempo que realizan las actividades de inserción laboral pertinentes, en sendos itinerarios de participación concurrentes o que se corresponden.

En particular, el dispositivo promovido por ADTERRA en el ámbito de la solidaridad (ACIC: Aula Cooperativa de Información y Cultura) conjuga la gestión de la información con el recurso a la acción cultural, erigidas ambas en polos de activación socio-laboral.

El ACIC, con funciones de marco de acogida y espacio de acompañamiento socio-cultural

En su función inicial de marco de acogida, el ACIC recibe a los beneficiarios que se incorporan, realiza un diagnóstico o balance de su situación, y les asigna en función del mismo el itinerario de inserción que más les conviene, incluida la adopción de pautas o medidas de rehabilitación exigidas. También, como marco de apoyo, compete al ACIC seguir y evaluar el progreso de los beneficiarios, para rectificar y adoptar, en su caso, las correcciones requeridas.

En su función de espacio de acompañamiento socio-cultural a los beneficiarios, el ACIC provee a éstos de las oportunidades y medios de integración social y promoción cultural previstas en sus itinerarios de inserción. Se incluyen aquí actividades diversas, concebidas para proveer de conocimientos y saberes precisos, y que proporcionan asimismo la motivación y la adquisición de competencias sociales y habilidades laborales que el empleo demanda.

 

 

La dimensión cooperativa del ACIC procede de la práctica de la solidaridad para favorecer el empleo

La dimensión cooperativa del ACIC, representada por una red de solidaridad bien dispuesta, en la que se integran PYME y otros actores locales interesados en apoyar el trabajo del dispositivo, hace posible que se tiendan pasarelas a los beneficiarios, con virtualidades para su acceso final al empleo. Estas pasarelas, en efecto, enlazan finalmente el trabajo de los beneficiarios en el ACIC, con las fórmulas operativas arbitradas para su inserción laboral por la red de solidaridad: empresas de inserción, asociaciones intermediarias, regidurías de barrio, etc.

Copyright (c) Adterra 2012. All rights reserved.
Designed by olwebdesign.com